lunes, 20 de abril de 2009

El whisky del otro

A las 3.42 decidió encender la luz y resignarse a acicatear al insomnio con whisky.
En la alacena todavía dormía la botella de whisky barato que había comprado un tipo anterior, -bueno, que sirva de algo- y agregó en voz alta, puteándose a sí misma, "malditos rituales".
Ya había mirado películas, apagado la luz, intentado pensar en otros, que sí son parte del presente; girado a la derechea en la cama, evaluado darse una ducha, prepararse un nesquik porque dicen que la leche ayuda a dormir... pero en la heladera no quedó ni un culito; había ensayado enumerar mentalmente las actividades para el día siguiente; había pensado en encender la luz y leer un poco, en lavar los platos que había tenido fiaca de limpiar desde la cena, en ordenar la casa, en depilarse, en contar ovejitas -será trillado y naif, pero quién te dice hasta funcione-.
Nada.
A las 3.43 encendió la luz. Sacó unos yelos y los tiró en una taza plástica... tengo que comprar vasos de vidrio, porque es muy mersa tomar alcohol en plástico... el que siempre se quejaba de eso, era él... y los bañó con un chorro del whisky que estaba por la mitad desde hacía dos años.
Los miércoles lo extraño más y pegó un trago.
Un segundo y tercer chorros habían vuelto a llenar la taza: cada vez con menos yelo y más alcohol, porque la botella seguía en la mesa pero el hielo había vuelto al frizer.
A las 4.35 apagaba la luz. Sollozaba borracha. Por lo menos ya no me acuerdo por quién.

5 comentarios:

Mariano dijo...

Lindo relato, me gustó.
Ahora lo que es inquietante es esta nueva propensión al etílico en plena madrugada.
Quiero creer que, como mínimo sucedió un jueves.

Juicy mandarine dijo...

Pero la p... una que intenta crear un relato completamente NO autobiográfico... y le pinchan el globo.

Anónimo dijo...

me suena a algo
por q sera??...las unicas diferencias es q la protagonista es una amiga mia, negra, con un totin y ultimamente le suma alguna yerbas, todos los dias de la semana.

Guaca.

I'm Not The Other dijo...

Ah el buen whisky. A matar las penas con alcohol, oh si!

Juicy mandarine dijo...

Negra, rubia, chico, chica... todxs estuvimos alguna vez ahí.

You're not the other? ¡Uff ,qué alivio! Si por lo menos hubiera sido bueno el güisqui...
;)