jueves, 15 de mayo de 2008

"Ya lo dijo la peor de todas: a quién más vamos a culpar"*

**
Al que ingrato me deja, busco amante;
al que amante me sigue, dejo ingrata;
constante adoro a quien mi amor maltrata;
maltrato a quien mi amor busca constante.

Al que trato de amor, hallo diamante,
y soy diamante al que de amor me trata;
triunfante quiero ver al que me mata,
y mato al que me quiere ver triunfante.

Si a éste pago, padece mi deseo;
si ruego a aquél, mi pundonor enojo:
de entrambos modos infeliz me veo.
Pero yo, por mejor partido, escojo
de quien no quiero, ser violento empleo,
que, de quien no me quiere, vil despojo***.

*El retrato es del único miembro del sexo masculino que es mi ferviente e incondicional admirador... aunque tal vez eso se deba a que que ahora está hibernando
**Bueno, por ahí Liliana Felipe no hablaba exactamente de esto (jajja)... pero, aplica. :P
***Hasta la esta última estrofa íbamos bien. El tema es que Sor Juana no concebía la tercera vía, que vendría a ser, para mí:

Y más por cobardía que por arrojo,
por aquel en cuyos ojos el amor no leo,
simular indiferencia, con el alma en rojo.

4 comentarios:

Sapa dijo...

Me quedo con la ultima frase, la indiferencia y el silencio son los mejores aliados...

Juicy mandarine dijo...

¿Aliados para qué? ¿para la incomunicación? Snifff.

Sapa dijo...

para comunicar enojo por lo que realmente queremos?

Juicy mandarine dijo...

¿y hacer la gran femenina: "¡¡Roberto, vos no me entendés!!" sin explicar lo que nos pasa?, ¿suponiendo que el otro tiene la bola de cristal?
(Sigo snifffffeando)