martes, 28 de diciembre de 2010

Andate a tu país

Como ya he mencionado anteriormente, el país de los amiguayos* con su comportamiento imperialista sigue anexando territorios día a día; y si bien es una cuestión preocupante, opino que una eficaz vigilancia de las fronteras y un encrudecimiento** de las políticas migratorias serían soluciones adecuadas.
Sin embargo, al tope de los problemas entre locales e inmigrantes, en consonancia con los tiempos que corren también en la Argentina, encontramos la situación de los extranjeros que intentan ocupar ilegalmente parcelas en el país de los chongos -sí señora, en nuestras narices- para crear guetos: vienen con sus siete hijos per cápita (?) a instalarse en los parques que hemos dejado a la buena de dior (o a la espera de algún negocio fabuloso con una empresa fantasma de algún pariente), reclamando un lugar digno para vivir... ¡hábrase visto! ¡vuélvanse a su país, amiguayos, que ya ha sido suficiente con la fuga de cerebros chongales (??) como para soportar que ahora dejen menos espacio habitable! Pfff.
Soltada mi cadena, tomo aire, inhalo, exhalo, y me vuelvo a encarrilar para señalar que, aunque compartan cierto tronco panhispano (?), podemos reconocer a los amiguayos por sus modo de usar la lengua, por esa especie de dialecto infame, esa falta de cultura chongal que un nativo de estas tierras jamás denotaría. Paso a ilustrar con un caso real:
Nuestro amigo -que a efectos de mantener el anonimato llamaremos Gatto- se encuentra presto a salir rumbo a una fiesta con nosotras - que a los mismos efectos denominaremos Mandarina Sarnosa y Guascamole***-. Con la puerta abierta y la mirada indecisa, dice: "ay, debería ponerme otra remera ¿no?".
El "no, ¿por qué?" repentinamente abrió la ventana al siguiente diálogo:
GTT- ¿no me marca mucho la panza?
MNDRN S. y GSCML(al unísono)- "dejáte de joder, Gatto, ya parecés una minita. Nosotras salimos igual con estas buzardas a cuestas" (acompañando con gesto émulo de aquel que consiste en agarrarse los genitales masculinos; en este caso, la panza femenina; sopesándola/os/es exageradamente).
GTT- "ah bue, es que a ustedes no les..." (acá arrancamos con el modo "Elige tu propia aventura")****


A cuidarse y a votar a Macri, chicas.

Y pido a dior -de rodillas y con lágrimas en los ojos- que si algún día tengo un chongo como éste, el Devendra, que nunca me Devenga amiguayo. O se pudre todo y entro a desalojar a escopetazos.



*Se trata, como habrán adivinado de un término familiar y cariñoso. A no confundir, malpensadxs.
**¿podría algo cocido volver al estado de crudo? ¿para las culturas que conocen el concepto de cocción no es exactamente lo mismo que para las que no lo conocen este caso? ¿es importante que pueda existir la conceptualización, al menos, de esta paradoja? ¿ven que Lévi-Strauss dió mucha tela para cortar -o jamón para fetear-?
¿ven que la palabra correcta era "recrudecimiento", pero la torcí para escribir toda esta disgresión? :P
*** Jaaaaa. Perdón, negra... era muy gracioso... además, el humor de café-fashion se apoderó de mí.
****Si eliges "a ustedes no les hace falta, están divinas", adelántate -vieron que te trataba de tú- a la página 13512: "estás hablando con un chongo hecho y derecho"
Si eliges "a ustedes no les importan, salen igual", estás hablando con un extranjero, con un amiguayo (como nos ocurrió a nosotras) o lo que es peor, con un chongo amiguayizado (horror de horrores).

3 comentarios:

C! dijo...

Haaaaaaaaarmosa la plantilla grafittera!!

Anónimo dijo...

Mandarina: Cuando volvés a escribir!! Me encontré con tu espacio por casualidad y me coparon tus historias!
Saludos!
Lucila

Juicy (mandarine) (?) dijo...

Gracias, C!

Lo que son las casualidades, Lucila. ESpero que no te arrepientas. :P
Un abrazo.