miércoles, 15 de agosto de 2012

El don, el contradon y el Don Johnson. Forma y razón del intercambio de objetos en las relaciones persona-chongo.

          Se podría decir que Marcelito Mauss inauguró el estudio de las relaciones sociales a partir del análisis del intercambio (el dar, el recibir y el estar obligado a dar, a su vez). En algunas sociedades incluso, la necesidad del intercambio en la construcción de las relaciones se expresa de una manera tan evidente, que los presentes o dones que se intercambian no tienen gran valía o practicidad, sino que son meros soportes materiales para el valor simbólico, algo así como: "te regalo este perrito-mueve-cabeza para el auto para que tengamos excusa para vernos de nuevo, Mirtha". Después, Lévi-Strauss notó que, para que no se te pudra el rancho, no te podés encamar con tu primo (creo que en realidad habló del tabú del incesto) y por lo tanto, es conveniente mantener buenas relaciones con tu vecina Mirtha* así ella te entrega a su primo.
     En fin; todo este rodeo pseudoteórico no busca más que otorgarle un halo de seriedad a lo que voy a aventurar: en algún momento hablé de cómo las cosas son olvidadas en la casa de un otro para fomentar** un encuentro, o simplemente para que el otro, como si las cosas fuesen una extensión de una, se quede pensando en nosotras***. Me viene a la mente haber olvidado aros o hebillas en mesitas de luz ajenas, que luego me han sido devueltas con una mirada cómplice; también me viene a la mente la "batalla por el cepillo de dientes" que solía tener con un ex****.
     Las cosas también se devuelven muchas veces por estos mismos motivos volteados: no pude "dejar ir" en mi cabeza a un flaco, hasta que no le di la botella de fernet que le había apostado meses atrás, por ejemplo*****.
     A lo que voy, ahora sí, es que también puede haber otro motivo para el don que, de todos modos, no es sino una ligera variación de las anteriores: la acumulación de obligaciones simbólicas o como he dado en llamarle para la comprensión de Mirtha, la señora del edificio, el ahorro en chongo-pesos******. ¿Querés un ejemplo? Tomá: Haydeé está dudosamente casada (en el sentido que no sabe si la está pasando bien), se aburre... aunque a veces tiene fantasías con el chongo de su amiga. En el futuro -berretaapocalíptico- se pudre todo y la amiga se pelea con el chongo y ella con la amiga. Pero... Haydeé no sólo sigue en contacto con el chongo sino que le manda periódicos regalos*******.
     ¿Querés una traducción, Mirtha? Haydeé está ahorrando en chongo-pesos para cuando sienta que es hora de canjear el premio o, llegado el caso, obtener un descuento generoso y no tener que remar tanto para voltearse a Osvaldo (el chongo). Pero qué se yo... será mi avanzada edad o mi hastío... o que no tengo más ganas de escribir en este momento... la cosa es que a mí me parece mucho laburo y siempre hay un chino copado que tiene superofertas todo el tiempo.

(Pido disculpas si lo repito... es que DonYonson es MUY sensual... además, como canta él, "don't be ashamed to let your conscience be your guide" :P)

*Ya hablamos de ella; es la que tiene en el auto el perrito boludo ése, el que mueve la cabecita.
**Fomentar, Si la cosa va; permitir si va más o menos; o augurar si no va, pero fue o deseamos que fuera o fuese (?).
***Al menos creo que alguna vez escribí al respecto... aunque no lo encontré entre los archivos, lo que podría indicar que sólo lo pensé... en ese caso, imaginenló (?).
****Que ahora que lo pienso, podría comparar en una futura entrada en que esté más antropóloga que clown, con la "batalla por la bandera británica" que se puede leer en Islas de historia, de Marshall Sahlins.
*****Sí, siempre destacándome por lo boluda yo; ya que para el caso, podría reclamar un libro mío que todavía tiene un señor que ya no me tiene a mí... pero bueh. 
******Es que ella es más adepta de la compra en supermercados Día que de la lectura y bastardeo de textos antropológicos.
*******O sea... no le manda diarios; le manda libros, salamines, potes de dulce de leche, postales, cada cierto tiempo.

1 comentario:

ruffian dijo...

hola mandarina, este último texto me ha dejado descolocado. Creo que me faltan claves para entenderlo, o neuronas. ¡Vaya usted a saber!

Supongo que estás bien allende de los mares. Le escribi a G...e a su correo y no se ni si lo ha recibido. ¿Que tal le va? y ¿a tí?

Saludos.